El chico anónimo

Resulto que un lunes cualquiera, a la hora cualquiera, en el mes cualquiera, en el momento cualquiera me dirijo hacia mi casa de estudio en un trasporte público hasta el momento todo está igual que siempre, la rutina no cambia. Pero, siempre pasa algo distinto pues el autobús se detiene en un momento, me angustio un poco porque desconozco que pasa y me levanto del asiento un poco para mirar, pues había una protesta la cual no dejaba transitar a los vehículos con normalidad. De pronto todos comienzan a bajar y la verdad no soy buena tomando decisiones tan apresuradas, me quede en mi asiento a pensar: ¿qué voy hacer me bajo para caminar hasta mi universidad o me devuelvo a mi casa?.

Se acerca alguien a mi pregunta:

-¿Vas a la Universidad?

A lo que respondí: -Si.

Y me dice: -¿Si quieres ven conmigo y unos amigos, también vamos allá?

Vuelvo a responder: – ¿Sera? Pues no sabía qué hacer no conocía esta persona.

Y con un gesto de: ¿Bueno si quieres?… me respondió. La verdad fui un poco loca me levante del asiento y Salí por la puerta tras esta persona, pero la verdad es que lo hice POR QUE NO SABIA QUE HACER.

Resulto ser un chico, alto bueno no tanto, cabello rubio y unos ojos como ámbar. Debo decir que era un chico muy lindo cosa que me di cuenta mucho después……..

Bueno… caminamos y caminamos hasta llegar a la universidad, nos dimos cuenta que todos se estaban devolviendo. ¡No había clases! Y yo les digo: -Creo que es mejor irnos a nuestra casa porque con este problema es lógico que no darán clases. Y estos chicos se quedan pensado como que, si es cierto hay que irnos. Enfrente de donde estábamos había un autobús que venía hasta la cuidad cruzamos la calle y nos montamos.

Ahora viene la parte que quiero que lean… Íbamos en camino, el autobús estaba REPLETO de personas quiere decir que íbamos de pie. Este muchacho fue tan atento desde el principio hasta cargo con mis cosas ya que no podía sostenerme bien, me guiaba por dónde íbamos a caminar (yo creo que se dio cuenta que soy un poco distraída), estuvo pendiente de A B S O L U T A M E N T E T O D O D E M I. Sus amigos se fueron bajando en estaciones anteriores, hasta que quedamos él y yo. Casualidad nos quedaríamos en la misma zona, pues vivimos muy cerca.

Intercambiamos algunas palabras, hablamos de que estudiaba, como íbamos, que tiempo llevamos estudiando todo ese tipo de cosas.

Y me dice: -Me acerque a ti porque te he visto varias veces.

Y yo: ¿Ah sí?, la verdad nunca te había visto.

Y responde: – Yo a ti si, uno conoce quien estudia allá y quién no.

Y le digo: – Pues, yo no, siempre ando apurada y siempre llego tarde y parte nunca pero nunca me doy cuenta de algo. Ambos sonreímos…

Y la verdad es que hablar con él fue corto, pero no lo sentí así, intercambiamos bastante y nos reímos, me sentí bien, quizás necesitaba hablar con alguien distinto a las personas que conozco. En ese momento pude fijarme en cada detalle… y veía en esos ojos color ámbar algo más de él.

Y como todo tiene un final, llegue a la cuadra de mi casa. El tenia que caminar un poco más para llegar a la suya. Nos despedimos, con un: ‘’Chao, fue un placer’’

Me dio un beso en la mejilla… y cada quien se fue.

 

Han pasado 2 semanas, no lo he vuelto a ver y no lo puedo olvidar y la verdad es que no quiero pensar tanto en el.

d902de961ca34642893e6031f4a5e048

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s